¿Cómo dejar el porno sin ser descubierto en el intento?

Actualizado: 3 ene



Son las once de la noche, estás en tu habitación.


Aunque habías decidido no hacerlo más, tomas el celular, vas al baño, abres la regadera y pones el navegador en modo incógnito.


Después de 15 minutos, sales y no quieres verte la cara en el espejo.


Vuelves a la habitación pero no sientes la confianza de ir con tu esposa y abrazarla mientras duerme.


A pesar de intentar dejarlo una y otra vez, siempre vuelves a caer.


Es por eso que quieres encontrar alguna ayuda sin tener que pasar por el acto vergonzoso de contárselo a alguien.


En este artículo vamos a hablar sobre cómo identificar la adicción a la pornografía, cuales son sus consecuencias, y las seis claves para dejar el porno para siempre.


Consecuencias de la pornografía


La palabra “pornografía” se deriva del griego pornográphos, que se compone de pórne (prostitución) y graphé (escribir), y se refiere a la exhibición de contenido sexual explícito, usualmente hecho con el propósito de crear excitación en el espectador.


Se ha visto que un uso constante de pornografía altera el funcionamiento del cerebro y su estructura generando más activación en algunas zonas, como en la amígdala, e incluso modificando el tamaño de algunas regiones cerebrales.


Estos materiales pornográficos pueden causar adicciones tan fuertes como la cocaína, generar depresión, y provocar el divorcio de miles de personas.


Si el consumo se convierte en adicción, puede causar problemas en el trabajo y distorsionar las relaciones interpersonales, y como en todas las adicciones, la sobre estimulación promueve un consumo más frecuente.


Esto provoca la necesidad de ver pornografía cada vez más intensa, y el acto sexual deja de ser tan placentero.


Tristemente esta nueva droga está afectando la vida de miles de hombres y mujeres alrededor del mundo, sin importar si son casados, si van a una iglesia, o incluso si son líderes religiosos.


Según la organización Covenant Eyes, el 68% de hombres que asisten a una iglesia miran pornografía de forma regular, mientras que el 43% de pastores dicen haber batallado con la pornografía en el pasado.


Llama la atención que el 15% de mujeres que asisten a una iglesia miran pornografía de forma habitual, una práctica conocida entre los hombres que ha ido creciendo en la población femenina durante la última década.


Está claro que nadie está exento de caer en la tentación de consumir pornografía, sin embargo, al volverse un estilo de vida puede ser muy perjudicial para el individuo y su familia.


¿Cómo sé si soy adicto al porno?


Al ver pornografía, el cerebro produce una sustancia química llamada dopamina.


Con la liberación de este neurotransmisor sentimos placer, y nuestro cerebro busca repetir el mismo comportamiento para sentir placer otra vez.


Este sistema de recompensa nos produce hábitos.


Algunas veces los hábitos juegan a nuestro favor, por ejemplo, después de hacer ejercicio sentimos placer, y este placer nos motiva a repetir la conducta.


Esto es beneficioso para nosotros, ya que el hacer ejercicio de forma constante mejora nuestro estado de ánimo, nuestra salud, y muchas otras cosas.


En cambio, los hábitos también pueden jugar en nuestra contra, un ejemplo claro es la pornografía.


Al ver pornografía sentimos placer, pero de forma contraria al ejercicio, es nocivo para nuestra salud.


Nos puede volver dependientes, nos imposibilita excitarnos de otra forma, y en casos extremos, nos puede inhabilitar en el trabajo y la vida familiar.


Si pensamos que la pornografía es un entretenimiento inofensivo, es muy probable que pueda convertirse en un hábito que genere dependencia.


La persona que ve pornografía produce una descarga excesiva de dopamina y, por lo tanto, una sobre estimulación en el cerebro.


Esto lleva a la persona a repetir la conducta una y otra vez, hasta convertirse en una necesidad, es decir, se ha convertido en una adicción.


Este proceso es el mismo que origina la adicción a las drogas o al alcohol.


Es importante tener honestidad al identificar si presento adicción a la pornografía, porque estando dentro de ella no se ve de manera clara.


A continuación hay una lista de conductas que indican que ya tienes adicción:


I. Prefiero ver pornografía a tener sexo con mi pareja.


II. A veces, prefiero quedarme a ver pornografía que salir con mi pareja o amigos.


III. Tengo dificultades para pasar un día entero sin ver pornografía.


IV. Siempre que estoy solo termino viendo pornografía.


V. He ido cambiando mi ocio o actividades recreativas por el consumo de pornografía.


VI. El contenido pornográfico que busco tiene que ser más intenso para poder excitarme.


VII. Veo pornografía incluso en el trabajo, o en un ordenador público.


¿Cómo puedo vencer la adicción a la pornografía?


Si te has identificado con algún punto, es probable que hayas intentando dejar de ver pornografía más de una vez sin tener éxito.


Nadie es inmune a tener este problema, y muy probablemente, alguien que conoces, ya sea hombre o mujer, también está batallando con la pornografía.


Es un problema complicado, pero hay esperanza de poder recuperarse.


Aquí hay seis consejos que te ayudarán a superar la adicción a la pornografía:


I. Tomar la decisión


El primer paso es tomar la decisión de dejarlo, no se puede hacer nada si no anhelas el cambio.

Te recomiendo que te escribas una carta, donde incluyas cual es la vida que no quieres, la vida que anhelas y porque necesitas cambiar. Debe ser una carta breve.

Esa carta te mantendrá enfocado y motivado durante el proceso.

II. Confiesale tu adicción a alguien


Sé que te dije que no tendrías que hacerlo, y probablemente sea un acto que quieres evitar a toda costa.


Pero tienes que saber que probablemente has fallado hasta hoy porque lo has intentado a solas.


Según la organización Alcohólicos Anónimos, tener a alguien a quién contarle tu problema es crucial para la recuperación de cualquier adicción.


Buscar algún amigo al cuál puedas decirle la verdad es el paso más importante que puedes hacer para superar tu adicción al porno.


III. Diseña un plan de prevención


Haz una lista de cosas que puedes hacer cuando llegue la tentación de ver pornografía.


La lista debe de tener al menos diez cosas que te ayudan y te hacen redirigir tus pensamientos a otra cosa.


Si lo primero en tu lista no funciona, sigue a la otra. Lo que importa es hacer que la ansiedad disminuya.


IV. Elimina cualquier método de acceso


Instala programas y nuevas contraseñas que solamente alguien más tenga, para computadoras y celulares, ya que son las formas más comunes de ver pornografía.


Elimina cualquier cosa que te pueda llevar a ver porno, ya sea en tu trabajo o en casa.


V, Haz ejercicio


Ejercitarse no es negociable. No importa qué tipo de ejercicio te guste más, puede ser correr, caminar o ir al gimnasio, decide cual quieres hacer y hazlo todos los días.

Las endorfinas que tu cuerpo genera tras el ejercicio te levantarán el ánimo, y te harán sentir mejor, sin mencionar que es una de las maneras más efectivas de reducir el estrés y la ansiedad.

VI. Ten perseverancia


Superar cualquier adicción requiere mucho esfuerzo, tiempo, y perseverancia.


Tanto así que cuando hay una recaída, los sentimiento de culpa, vergüenza y desánimo son tan fuertes que muchas personas desisten de su objetivo.


Lo peor que puedes hacer es estancarte en la culpa y la vergüenza, tienes que perdonarte y y volver a intentarlo.

Tener a la mano la carta que te escribiste en el punto número uno te ayudará a mantenerte motivado.

Y finalmente, recuerda que esto no es una tarea fácil. Tendrás que caerte y levantarte muchas veces, pero si eres perseverante, lograrás superar tu adicción al porno.

Conclusión


“Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”. - Anónimo

La adicción a la pornografía puede iniciar por simple curiosidad, y sin darnos cuenta, terminar siendo esclavos de ella.


Si necesitas la ayuda de un consejero preparado que te pueda ayudar en este proceso, en VenSer tenemos psicólogos profesionales que te pueden escuchar.

Contáctanos a través del chat en la esquina inferior derecha.


Y no olvides suscribirte a nuestro boletín semanal para recibir todo nuestro contenido directo en tu bandeja de entrada.


1156 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

# Con mis hijos no te metas

Suscribete a nuestro boletín semanal y no te pierdas ninguna publicación relacionada con la ideología de género.

Gracias!